Mars2020 marca la nueva década de la exploración espacial. La NASA nos tiene acostumbrados a estas cosas, pero esta vez se han apoyado en Europa para hacer de esta misión la más ambiciosa jamás enviada a Marte. Y cómo no, España está en el ajo.

Cuando el rover Perseverance aterrice en el planeta rojo comenzará a analizar su geología y atmósfera, y recolectará muestras de la superficie para su posterior envío a la Tierra. La industria y la ciencia española ha participado activamente en el desarrollo de esta misión con dos elementos claves: la antena de alta ganancia (HGAS) y el instrumento MEDA (Mars Enviromental Dynamics Analyzer).

La principal función de la antena de alta ganancia dentro será la comunicación directa, en banda-X, desde y hacia la Tierra. Además, una de las características más importante de la HGAS es que es orientable, lo que le permite enviar un haz de información en una dirección específica, puesto que la antena puede moverse para apuntar directamente a cualquier antena en la Tierra.

Por su parte, el instrumento MEDA registrará las condiciones atmosféricas y de radiación a las que se enfrentarán los futuros astronautas que exploren Marte en las décadas venideras. Asimismo, determinará las propiedades y la evolución, diaria y estacional del polvo en suspensión. Esto es muy importante para el diseño de instrumentos y para los propios trajes de los astronautas, que deben estar al 100% mucho tiempo en entornos muy saturados de partículas de polvo de muy pequeño tamaño.

Ciencia e industria, sinergias perfectas

Entre los aportes españoles a bordo de la misión destaca el instrumento MEDA ha sido diseñada por el Centro de Astrobiología (CAB) y el Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial (INTA), que estará a cargo de la caracterización ambiental y del polvo en superficie. 

MEDA cuenta con siete sensores para medir la dirección y velocidad del viento, la humedad relativa, la presión atmosférica, la radiación solar ultravioleta, las propiedades del polvo en suspensión y la temperatura del suelo y el aire. Asimismo, posee una cámara para tomar imágenes del cielo y nubes marcianas.

Además del CAB y el INTA, de la construcción del instrumento español también participaron la Universidad de Alcalá, la Universidad Politécnica de Cataluña, el Instituto de Microelectrónica de Sevilla, el Instituto de Química-Física Rocasolano, la Universidad del País Vasco, y las compañías Airbus Defence and Space, Alter Technology y AVS.

MEDA será la tercera estación medioambiental española presente en Marte, tras REMS, que llegó al planeta rojo a bordo del rover Curiosity en 2012, y Twins, que lo hizo seis años después junto a InSight.

HGAS ha sido desarrollada por un consorcio formado por Airbus Defense and Space y Sener, con financiación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación. La HGAS será la segunda antena española que estará funcionando en Marte, junto a la que ya está operativa en el rover MSL, desde 2013. 

Finalmente, la empresa AVS, junto a la Universidad de Valladolid, ha participado en la elaboración del instrumento SuperCam que, equipada con una cámara, láser y espectrómetros, buscará compuestos orgánicos que puedan estar relacionados con la existencia de vida en el pasado de Marte. 

AVS aportó el sistema de contención de 30 muestras de composición conocida que se utilizará para la calibración en SuperCam. De esta manera, el instrumento podrá identificar de forma detallada la composición química y mineral de sus objetivos y compararlos con las muestras en su interior.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *